Emmanuel Małyński: subversión, modernidad y feudalismo.

Os presentamos nuestra séptima publicación, y nuevamente nos complace poder publicar una obra que no conoce ninguna traducción precedente al castellano. «La modernidad y el Medievo: Reflexiones sobre la Subversión y el feudalismo» fue publicada originariamente en el año 1928, integrándose en una obra más amplia, y de la cual este libro no es sino una parte, cuyo título original es «Éléments de l’Histoire Contemporaine». Emmanuel de Małyński, a quien debemos la autoría de la obra, había publicado anteriormente algunos trabajos que pretendían componer una crítica sistemática y a gran escala de la modernidad en su conjunto, a través de la individualización de aquellos elementos que, a juicio de nuestro autor, eran los componentes y la sustancia fundamental de los tiempos posteriores a la Revolución Francesa de 1789.

Dentro de la bibliografía de Emmanuel de Małyński podemos encontrar también otros muchos títulos entre los que destaca de una forma especial «La Guerre Occulte» publicada en 1940 en co-autoría con Léon de Poncins, amigo de Małyński y considerado por éste último como el continuador de su legado. Por hacer una breve mención en relación a nuestro autor, debemos decir que las fuentes biográficas son extremadamente escasas y que su figura se halla confundida entre la nebulosa del misterio, lo cual ha sido un motivo de más para dar a conocer una parte de su extensa e ignorada bibliografía. Lo poco que sabemos es que Emmanuel de Małyński procedía de una familia polaca de orígenes aristocráticos —de hecho poseía el título de conde— que se vio forzada a emigrar a Francia cuando parte del territorio polaco cayó bajo soberanía rusa, siendo el propio Małyński un testigo directo de las atrocidades que se cometieron en los tiempos de la guerra civil entre los bolcheviques y las facciones del ejército blanco zarista. Fruto de esta experiencia, desarrolló una especial aversión hacia el comunismo bolchevique y vio estimulada la necesidad de desarrollar una obra monumental que explicase con todo detalle cuáles habían sido los precedentes históricos e ideológicos que habían conducido al actual estado de cosas, en su tiempo, al mundo moderno. Una obra monumental y enciclopédica en la que se hiciese un análisis pormenorizado de aquellos factores que habían contribuido a esos aspectos disgregadores y disolutivos que habían hecho triunfar, a través de sucesivas etapas, al capitalismo, al liberalismo en sus varias formulaciones, al nacionalismo moderno y, en última instancia, al comunismo con la conquista de la antigua Rusia autocrática de los Romanov.

Amor y sexualidad en el mundo moderno

«La Bacanal» de Pablo Picasso, nos ofrece una visión precisa sexualidad moderna: grotesca, confusa y animalizada.
No hay duda alguna de que en el mundo moderno la sexualidad ocupa un lugar preponderante, encontramos referencias al sexo desde los ámbitos y los medios más variados, somos bombardeados con estímulos sexuales de forma permanente, en ocasiones la sexualidad puede ser un reclamo para vender un producto, para promocionar una marca o un medio para promover un tipo determinado de ideas, actitudes y comportamientos. En otros contextos, como en el de la pornografía, el sexo se convierte en la artífice de todas las fantasías y deseos de una humanidad degenerada, donde más allá de la unión sexual, son planteadas formas extremas de sexualidad, dañinas tanto para quienes las practican, hasta el punto que pueden contraer un largo listado de enfermedades venéreas o provocar graves disfuncionalidades en sus aparatos reproductivos, como en aquellos que son meros espectadores, cuya psique queda marcada por formas de sexualidad salvaje y desviada, en la mayor parte de las ocasiones expresando formas más propias y comunes de los animales que de los humanos, que empujados por la idea de una cópula compulsiva convierten a hombres y mujeres en penes y vaginas andantes, candidatos ideales para convertirse en referentes de la juventud actual y participar en espectáculos circenses y televisivos que entretienen a la masa.

Sacralidad, honor y política

Desde su origen etimológico, el término «política» se encuentra indefectiblemente vinculado a la vida de la Comunidad, y con ésta su principal función debe ser, según la ortodoxia del término y sus orígenes, la regulación de las normas de convivencia más elementales, aquellas cuestiones que atañen al conjunto de la ciudadanía, y con éstas todas las problemáticas que afectan a la totalidad. La política era en sus orígenes la herramienta fundamental que permitía la vida gregaria de los hombres, la constitución de comunidades y Estados, y con ella una recíproca relación de beneficio entre quienes eran parte integrante de esas Comunidades.

Las Comunidades humanas deben hacerse acreedoras de una existencia superior, ir más allá de una reglamentación de las implicaciones contingentes de la existencia, para buscar una vida cada vez más pura y objetiva, un reflejo de las aspiraciones trascendentes y de perfeccionamiento mediante el mantenimiento del rito, los principios y la sacralidad a la que toda obra humana se debe. Las épocas de decadencia moral y espiritual están condenadas a la destrucción y el olvido, y son el precio que la imperfección humana debe pagar cuando se aleja de la luz de lo divino, para adentrarse en las tinieblas de lo prometeico y la horizontalidad de la existencia terrenal sin un soporte trascendental que le sirve de guía en sus empresas.