Emmanuel Małyński: subversión, modernidad y feudalismo.

Os presentamos nuestra séptima publicación, y nuevamente nos complace poder publicar una obra que no conoce ninguna traducción precedente al castellano. «La modernidad y el Medievo: Reflexiones sobre la Subversión y el feudalismo» fue publicada originariamente en el año 1928, integrándose en una obra más amplia, y de la cual este libro no es sino una parte, cuyo título original es «Éléments de l’Histoire Contemporaine». Emmanuel de Małyński, a quien debemos la autoría de la obra, había publicado anteriormente algunos trabajos que pretendían componer una crítica sistemática y a gran escala de la modernidad en su conjunto, a través de la individualización de aquellos elementos que, a juicio de nuestro autor, eran los componentes y la sustancia fundamental de los tiempos posteriores a la Revolución Francesa de 1789.

Dentro de la bibliografía de Emmanuel de Małyński podemos encontrar también otros muchos títulos entre los que destaca de una forma especial «La Guerre Occulte» publicada en 1940 en co-autoría con Léon de Poncins, amigo de Małyński y considerado por éste último como el continuador de su legado. Por hacer una breve mención en relación a nuestro autor, debemos decir que las fuentes biográficas son extremadamente escasas y que su figura se halla confundida entre la nebulosa del misterio, lo cual ha sido un motivo de más para dar a conocer una parte de su extensa e ignorada bibliografía. Lo poco que sabemos es que Emmanuel de Małyński procedía de una familia polaca de orígenes aristocráticos —de hecho poseía el título de conde— que se vio forzada a emigrar a Francia cuando parte del territorio polaco cayó bajo soberanía rusa, siendo el propio Małyński un testigo directo de las atrocidades que se cometieron en los tiempos de la guerra civil entre los bolcheviques y las facciones del ejército blanco zarista. Fruto de esta experiencia, desarrolló una especial aversión hacia el comunismo bolchevique y vio estimulada la necesidad de desarrollar una obra monumental que explicase con todo detalle cuáles habían sido los precedentes históricos e ideológicos que habían conducido al actual estado de cosas, en su tiempo, al mundo moderno. Una obra monumental y enciclopédica en la que se hiciese un análisis pormenorizado de aquellos factores que habían contribuido a esos aspectos disgregadores y disolutivos que habían hecho triunfar, a través de sucesivas etapas, al capitalismo, al liberalismo en sus varias formulaciones, al nacionalismo moderno y, en última instancia, al comunismo con la conquista de la antigua Rusia autocrática de los Romanov.

Según las interpretaciones de nuestro autor, todos estos procesos —como sucede con toda la historia de la humanidad— no eran el fruto del azar, ni la consecuencia del choque de fuerzas, tendencias o movimientos, cuyo resultado no hubiese sido posible prever. Małyński tenía una concepción providencialista de la historia, y consideraba que las distintas orientaciones y devenires en el curso de la misma no eran fruto de casualidad alguna, y que la existencia del mal, encarnado por una suerte de contubernio de fuerzas más o menos ocultas eran quienes, de forma totalmente deliberada, habían conducido al mundo moderno a la situación de caos y destrucción en el que éste se encontraba instalado. Estas fuerzas, que Małyński trata de identificar en la presente obra, obedecen tanto a instancias u organismos como pudieran ser los propios órganos e instituciones de representación de las democracias liberales, los mass media de la época, como a modas y formas de pensar como aquellas se derivan de las tendencias nacionalistas, muy en boga durante el periodo de entreguerras, o las fuerzas de un capitalismo anónimo y trasnacional que desde una imbricada red de relaciones con tales fuerzas aparece como agazapado, sin intervenir, pero siendo el cerebro operante de una vasta trama mundial donde todo el conjunto de elementos mencionados, junto con otros muchos, no eran sino herramientas e instrumentos subordinados. Toda suerte de antítesis y contradicciones bombardean las mentes frágiles y desinformadas de la masa, sometida a continuas deformaciones de la realidad, enfrentados a falsos contrarios que no son sino parte de un mismo fenómeno y que tienden hacia un mismo fin. Con todo ello, nuestro autor trata de delinear una auténtica conspiración de vastísima proporción, y que desde mediados del siglo XIX, con las últimas revoluciones burguesas y liberales, conducen al diseño final de las democracias liberales de masas y a las últimas destrucciones del orden anterior a 1789.

El mundo ideal que contempla Emmanuel de Małyński es la antítesis más absoluta con el sistema vigente, es enemigo de los inmortales principios de 1789 en los que se funda la modernidad, es de inspiración netamente medieval, y persigue la restauración de los vínculos comunitarios y trascendentales de la humanidad de la edad media. El mayor ejemplo nos viene dado por el edificio y la estructura armónica del feudalismo medieval, por sus relaciones personales, por los vínculos y raíces generadas por un patriotismo sano y de raíz local, ignorando las estructuras sociales modernas, donde una masa anónima de individuos que carecen de contacto y relaciones particulares entre sí conforman la cultura del desarraigo y el individualismo materialista, donde no existen relaciones de comunes y recíprocos intereses. Emmanuel de Małyński nos habla del pequeño y sano patriotismo cimentado bajo el campanario de la parroquia, un tanto idealizado pero alejado de la inhumanidad de un mundo moderno donde priman los valores del dinero, la mediocridad y la permanente instrumentalización de las personas al servicio de la usura y los oscuros intereses que benefician a unos pocos frente a otros muchos.

También es destacable, dentro de la trayectoria vital de Małyński, las colaboraciones puntuales que desarrolló con Julius Evola en la revista Diorama Filosófico, que permitió al autor italiano, también de origen aristocrático, acceder a la obra del autor polaco, y llevar a cabo las primeras traducciones del conjunto de sus obras a su lengua natal. Evola siempre mantuvo un aprecio y cercanía hacia la figura de Małyński, y es posible que tras esta estrecha colaboración se produjese una simbiosis ideológica muy fructífera, especialmente para el autor tradicionalista italiano, que en aquella época apenas había comenzado a dar sus primeros pasos en la elaboración de sus primeras obras. No hay duda de que ciertas expresiones empleadas por Małyński como la «Subversión mundial» o la identificación de unos mismos enemigos junto a la afinidad por los valores heroicos e ideales del Medievo pudieron suscitar cierta inspiración en el Evola más precoz. Dicho sea de paso, que en el caso de Małyński, pese a colaborar, como Evola, en una revista dirigida y promocionada por Roberto Farinacci, mantuvo en todo momento una autonomía ideológica e intelectual completa respecto a cualquier régimen de la época.

Con respecto a otros autores que hemos publicado precedentemente, como Joseph De Maistre, podemos ver reflejadas las mismas concepciones y afinidades a la hora de afrontar un enfoque providencialista, y la visión fundamentalmente nihilista —en sentido negativo— que se traza sobre la historia europea de los últimos siglos. La diferencia esencial entre uno y otro es que, mientras De Maistre fue testigo de las fases iniciales de la modernidad, Malynski contaba con un bagaje histórico e ideológico bastante más sustancioso. Sin embargo ambos autores coinciden al abordar la problemática moderna desde unas concepciones ideológicas muy cercanas, cuando no afines, en muchos puntos. Estos aspectos no aparecen tan enfatizados, sin embargo, en autores como Arthur Moeller van den Bruck, el cual también otorgaba un lugar privilegiado al factor trascendente, y consideraba que la modernidad como tal debía ser sometida a una revisión crítica en la que prevaleciesen los derechos de los pueblos sobre las apetencias materiales y económicas de fuerzas oscuras y subversivas, sentido en el cual encontramos mayores afinidades con el discurso del autor polaco.



El libro ya se encuentra disponible en formato papel con encuadernación de tapa blanda tanto en Amazon como mediante venta por e-mail, y en breve también saldrá a la venta la versión digital del mismo para Amazon Kindle.