Mahmud Ahmadineyad y su pensamiento político: «Justicia y Espiritualidad»


El libro que les vamos a presentar a continuación constituye una novedad editorial en lengua castellana de primer orden, y ello se debe a varios motivos:
  • En primer lugar al hecho de que no existe ninguna otra publicación en nuestra lengua sobre aspecto alguno de la biografía de Mahmud Ahmadineyad, el ex-presidente de la República Islámica de Irán entre los años 2005 y 2013, un periodo de 8 años que es el que abarca «Justicia y Espiritualidad», el libro que hoy presentamos a nuestros lectores.
  • En segundo lugar «Justicia y Espiritualidad» no es solamente una biografía del ex-presidente iraní, sino que además nos cuenta una porción de la historia iraní reciente, aquella que nos conduce, desde el año 1979, hasta el 2013. Es la historia del país medio-oriental de las últimas décadas, pero no solamente de los aspectos políticos de esta nación, sino que también concurren otros elementos, como la historia social, religiosa y del propio sistema, original y complejo, que nació con la Revolución de los Ayatolás. Asimismo también se incluye un análisis geopolítico del Irán actual, de todo el potencial que atesora esta nación tan desconocida para los europeos occidentales.
  • En tercer y último lugar, señalar que este libro es tan necesario como oportuno, y más ahora que la figura de Mahmud Ahmadineyad vuelve a sonar con fuerza en el panorama internacional con el anuncio de su posible presentación a las elecciones presidenciales de 2017. Y es que profundizar en la personalidad, el gobierno y el recorrido vital de Ahmadineyad implica sumergirse también en una porción de la historia del país asiático, en la realidad de su sistema, no tan hermético ni tan inaccesible como cierta propaganda interesada nos ha hecho creer.
Irán es un país peculiar desde muchos puntos de vista, con una historia milenaria tras de sí y una serie de elementos característicos a los que debe su identidad actual. Un país con una extensión territorial de 1.645.258 km2 y una población de unos 65 millones de habitantes, un elevado porcentaje de ésta menor de 25 años, y con una esperanza de vida de 70 años, en unos niveles muy similares a aquellas de las sociedades europeas.