Textos para la Tradición en tiempos del oscurecimiento

El pasado 12 de octubre, a través de una escueta nota en este blog, anunciamos una efemérides muy especial para nosotros. En una fecha con un simbolismo especial, Hipérbola Janus comenzó su andadura editorial con la publicación de su primer título: Julius Evola y la civilización del cuarto estado. Antología de ensayos metapolíticos y tradicionales de Ángel Fernández. A este título le sucedieron 26 títulos más hasta la fecha, en un intervalo de 5 años de existencia. Durante este periodo no solamente hemos estado ocupados en la labor editorial, sino que también hemos dado nuestras opiniones y posicionamientos sobre multitud de temas, y lo hemos hecho a través de una gran cantidad de artículos en este mismo medio.

Estos contenidos, al principio formulados a partir de artículos breves y con ideas muy concisas, se hicieron más complejos con el tiempo, aumentando la extensión y elaboración de los mismos. De las ideas claras, lanzadas sin demasiada elaboración de contexto, pasamos a artículos donde la densidad de ideas y razonamientos era mucho mayor, abordando aquellos problemas y temáticas que conformaban nuestro orden de intereses y preocupaciones. De esta manera las cuestiones de orden espiritual, relacionadas con conceptos clave dentro del ámbito tradicional, se han combinado perfectamente con aquellas críticas lanzadas contra el Mundo Moderno y el corpus ideológico que lo vertebra.

Al mismo tiempo existen patrones identificables en cada uno de nuestros escritos, poniendo de relieve la antítesis permanente entre Tradición y Modernidad, como dos categorías irremediablemente confrontadas, separadas por un abismo en cualquiera de los niveles o ámbitos que puedan plantearse. Como parte de esas claves a las que sintéticamente podemos aludir en esta presentación, podríamos encontrar el sentido de armonía, equilibrio y organicidad que vemos en las sociedades tradicionales, donde el mismo transcurrir del tiempo lo hace en armonía con los ciclos vitales de los hombres. A este respecto el mundo moderno no contempla un atisbo de armonía en ninguna de sus manifestaciones, y tiende al desequilibrio permanente, a la desproporción y a formas paroxísticas de inorganicidad. Mientras que el mundo Tradicional fija sus bases en los hechos y cosas naturales, el mundo moderno se empeña en desarraigar al hombre de los puntos cardinales de su existencia, niega su Patria, su Familia, el hecho biológico, sus valores ético-morales hasta destruir la propia condición humana. La exaltación de todo un conglomerado de antivalores, de naturaleza negativa y perniciosa, la apología a lo degenerado y viciado o la negación del Ser en sus elementos primordiales más auténticos son los efectos que padecemos día a día en estas etapas finales de civilización.

Frente a esta decadencia e ignonimia hemos querido construir un discurso nuevo en el contexto de una necesaria construcción de modelos alternativos, que en lugar de proponer una actitud pasiva y de seguidismo ante las ruinas que nos invaden por doquier, trate de poner en valor antiguas y perennes ideas. Estamos hartos de escuchar los mismos discursos enlatados, con los mismos mantras ideológicos y la misma voluntad de atacar la libertad del hombre, porque al negar su identidad se le priva de la esencia de su existencia, de aquellos elementos que conforman su interioridad y guían su experiencia en el mundo.

Otro de los elementos que hemos considerado de forma insistente en nuestros artículos ha sido la dicotomía entre el mundo del Ser y el mundo del Devenir. Lo hemos hecho en clave absolutamente evoliana, y no porque prestemos un culto arqueológico a los valores tradicionales, conservados como reliquias a las que hay que admirar y en las que hay que reflejarse permaneciendo atrapados en la eternidad del momento. La Tradición es una herramienta perfectamente válida en la construcción de un modelo de civilización, capaz de generar dinámicas diferentes en cada ciclo histórico, dotarlos de una cualidad diferenciada y proyectar a generaciones de hombres y pueblos hacia un Destino realmente pródigo en el que sus respectivas naturalezas se vean realizadas. Nada que ver con los tiempos de modernidad y progresismo, basados en la exaltación material y el culto prometeico al hombre en una huida sin sentido hacia delante, la misma que ha degenerado en las conductas nihilistas y autodestructivas de los últimos siglos.

Podríamos citar muchos más motivos e ideas que han guiado nuestros escritos, en los que hemos abordado temáticas particulares, de hecho hemos pasado de abordar temáticas más generales, conceptos acerca de la idea de las castas, la jerarquía, la idea de Centro o de Tradición, a otro tipo de problemáticas donde concurren otro tipo de elementos tales como la pseudoespiritualidad bajo el análisis de fenómenos del New Age, las sectas o la idolatría hacia iconos sociales prefabricados. También hemos abordado aspectos de carácter más existencial y humano relacionados con la condición del hombre de hoy, sus asideros morales, éticos y espirituales, o los roles de los sexos y la misma idea de sexualidad, que también hemos tratado en sucesivos artículos. No podemos olvidar la crítica y el ataque directo que hemos dirigido hacia aquello que se conoce como los «derechos humanos», que bajo un falso tamiz de proteger de derechos y dignidades universales, oculta una oscura, sectaria e ideologizada defensa y justificación de la modernidad en sus aspectos más falaces y negativos del liberal-capitalismo vigente.

No nos vamos a dedicar a desglosar en un análisis minucioso cada uno de estos textos porque no es el cometido de este escrito, y además es al lector al que le corresponde interpretar de acuerdo con su propio sistema de valores y convicciones personales el trasfondo de los escritos extrayendo sus propias conclusiones. Para finalizar queremos advertir a nuestros lectores que en esta obra desvelamos detalles e historias acerca de los inicios de Hipérbola Janus, de cómo empezó la aventura editorial y germinó la idea de iniciar este proyecto. Quienes escribimos estas líneas debemos decir a este respecto que hay mucho idealismo quijotesco y una enraizada y poderosa espiritualidad guiando nuestros pasos desde los inicios.

El libro ya se encuentra disponible en formato papel con encuadernación de tapa blanda tanto en Amazon como mediante venta por e-mail.