Reseña: Epicteto y la sabiduría estoica

Epicteto y la sabiduria estoica

Jean-Joël Duhot

2003

978-8476517772

José J. de Olañeta

206

★★★☆☆


En esta ocasión nos hemos decantado por la reseña de una obra que trata una de las escuelas de pensamiento más interesantes de la Antigüedad: nos referimos al estoicismo, que pese a no haber sobrevivido hasta nuestros días, tanto como doctrina como en aquellas obras más importantes en torno a las cuales se construyó, todos identificamos con una serie de cualidades o actitudes frente a la vida: resistencia frente a la adversidad, indiferencia ante el sufrimiento y hacia los bienes materiales o el poder y, en definitiva, una posición de entereza y de heroísmo ante los avatares de la existencia.

Es evidente que existe una diferencia abismal entre el mundo de hoy, especialmente el de las últimas décadas, y aquel en el que nació el pensamiento estoico, y la comprensión de sus principios, la conceptualización de sus ideas o la interpretación de su doctrina tiene que sortear obstáculos y problemas que abarcan un amplio espectro; nos referimos desde cuestiones relacionadas con la traducción de determinados conceptos, difícilmente ajustables en su contenido a los vocablos de las lenguas modernas, o bien el propio sentido de la vida y el universo que el griego, en virtud de las peculiaridades de su forma de ver el mundo y por la importancia de la experiencia vivida, que nosotros difícilmente podríamos comprender, especialmente en la medida que nuestra cultura y el saber de nuestro tiempo pretende erigirse como rigurosa y objetiva, y poseer un carácter enciclopédico. Estos elementos y otros muchos hacen que la interpretación desde el presente sea una empresa no exenta de riesgos.

El contexto histórico en el que nace el estoicismo es muy preciso, hacia el año 300 a.C., en una época en el que los griegos habían perdido la independencia en detrimento de la potencia macedónica de Alejandro Magno (338 a.C.), pero a pesar de que las diferentes polis griegas pierdan definitivamente el control sobre su destino, mantendrán bastante independencia en lo que se refiere a su administración política y autonomía. En el contexto de Atenas, que es donde nacerá el estoicismo, su importancia geopolítica en el mediterráneo termina por desaparecer, y de algún modo se provincializa en beneficio de otras ciudades como Alejandría, que toma el testigo del nuevo esplendor cultural que se inicia con el helenismo, que no es otra cosa que la expansión y apogeo de la cultura griega como contrapartida al declive político que vive el mundo griego.

Consecuentemente, las escuelas filosóficas radicadas en Atenas adquieren una importancia trascendental, de modo que sus representantes más cualificados tratan de ser atraídos por parte de los soberanos y su prestigio se incrementa exponencialmente. Según nuestro autor, filósofo especialista en el periodo helenístico, Jean-Joël Duhot, la inexistencia de una casta sacerdotal en Atenas hizo que las escuelas filosóficas asumieran la función de conservar y transmitir el pensamiento y garantizó su pluralidad, y con ellas la preponderancia de los maestros como Platón o Aristóteles fue trascendental. Este fenómeno lo veríamos reflejado en la proliferación de numerosas escuelas filosóficas durante el periodo helenístico, como los epicúreos, antagonistas de los estoicos.

«Complots», de Maurizio Blondet

Complots

Maurizio Blondet

Hipérbola Janus

Tomo I

979-8678420046

206

Tomo II

979-8678424259

190

★★★★★


Nadie puede dudar en los tiempos presentes que la incertidumbre y la sospecha están más presentes que nunca en nuestras vidas. Los acontecimientos vividos en los últimos meses en relación a la llamada «pandemia» y las toneladas de información relacionadas con cuestiones de orden científico y sanitario, las medidas políticas contradictorias y las devastadoras consecuencias sobre el ciudadano corriente, atenazado por el miedo y muchas veces privado de la capacidad de pensar lógicamente o de cuestionarse toda aquella ingente cantidad de información recibida desde los mass media y las redes sociales, sin duda ha activado la sospecha y la desconfianza hacia todo cuanto nos rodea. Esta es, sin duda, una actitud sana y combativa, muy necesaria frente a la manipulación y el engaño, perpetrado recurrentemente por parte de aquellos que mueven los hilos, los que tras las sombras, y entre bastidores, dirigen y planifican nuestro destino sin que nosotros, ciudadanos corrientes, seamos conscientes.

Hacia este público, ansioso por la búsqueda de la Verdad y desconfiado del sistema, es a quien debemos dirigir nuestra última obra: Complots, del periodista e investigador italiano Maurizio Blondet (Milán, 1944), conocido en su país de origen por su dilatada trayectoria periodística en numerosos medios de prensa escrita, tanto como redactor como de reportero y por su faceta como investigador, que es la que nos ha dado el conjunto de escritos que componen la obra que estamos presentando. Actualmente tiene un blog divulgativo en la difusión de sus teorías e investigaciones.

El nombre de la obra, «Complots», puede inducirnos, de acuerdo con la narrativa de nuestros tiempos, a pensar que los hechos abordados en el libro pueden ser simples interpretaciones sesgadas o interesadas al servicio de una determinada «verdad», y que no se apoya sobre hechos concretos y contrastados que puedan corroborar aquello que se afirma. Nada más lejos de la realidad, bajo un estilo periodístico muy marcado, en el que los hechos son relatados con multitud de datos fácilmente contrastables por el lector, éste último puede sacar sus propias conclusiones sin que pueda ser condicionado por prejuicios o direccionamientos infundados por parte del autor. De hecho, en ningún momento podríamos incluir este libro en el género de la «ciencia ficción» o colocarle la etiqueta, tan en boga en nuestros tiempos, de «conspiranoico», «terraplanista» o similares. Hablamos de una obra fundamentada con datos y hechos concretos, y en absoluto orientada a divagaciones vanas e inconsecuentes.

Maurizio Blondet

El engaño del Covid, China y el americanismo

                               




Se ha escrito que el Covid ha derrotado al liberalismo/mundialismo. Lo único que el Covid no ha vencido, sino perfeccionado y hecho todavía más poderosa es la globalización, el mundialismo y todo aquello que viene dado bajo el pintoresco nombre de NWO. Amazon, por ejemplo, (con los datos en la mano, véase nota 1) ha facturado en los tres meses de encarcelamiento (no debe llamarse «lockdown» o cuarentena, sino encarcelamiento abusivo y forzoso) como nunca en toda su historia. Las grandes multinacionales, el capital internacional, los bancos, seguros de sus ganancias astronómicas, están comprando a precio de saldo TODO. Mientras, hoteles, pequeñas actividades, emprendedores y negocios no están reabriendo, se están suicidando o cayendo en bancarrota. Las multinacionales, los bancos y Silicon Valley están haciendo ganancias y negocios que nunca podrían haber hecho si no en una situación de tal género. Se dice que las fronteras han estado cerradas y entonces el liberalismo ha sufrido un retroceso. ¡Falso! Las fronteras han sido cerradas para los ciudadanos europeos, pero, ciertamente, no para las ONG's y sus desembarcos, que se han cuadruplicado en estos meses, o bien para las mercancías del mundialismo (hemos puesto el ejemplo de Amazon, pero los ejemplos son muchos, véase la nota para profundizar) o por el capitalismo financiero que ha hecho negocios de oro en estos tres meses aumentando el hambre, la desocupación, la desesperación y aumentando las desigualdades sociales. 

El Covid es un fraude, comparable al 9/11. Un evento inexistente, planificado y preconizado: véase el Evento 201, el coronavirus imaginario en el centro de simulación del Evento 201, acontecido con la colaboración entre el John Hopkins Center of Health Security, el World Economic Forum y el Bill and Melinda Gates Foundation, se llamaba CAPS, e comenzó con los cerdos en Brasil antes de difundirse por todo el mundo; o véase Bill Gates ID2020. Números falsos, muertos inexistentes, espectacularización de todo (véanse los camiones militares en Bérgamo), problema inexistente, soluciones deseadas. Es el «11 de septiembre» del 2020. Un nuevo 9/11 estadounidense, pero esta vez con la complicidad (o la ayuda) China. La OMS, medio, artífice y ejecutora de esta mentira global, es un organismo con dirección política China y financiación estadounidense (se pronuncia Bill Gates, pero se lee Rockefeller y todo el sistema financiero estadounidense anexado... Ya el abuelo de Bill Gates trabajaba para los Rockefeller). 

Aquello que se cree que es un «aprovecharse de una situación» es en realidad un extraer beneficio de un evento planificado desde el inicio, como para el 9/11. Esta es una aceleración del mundialismo, del liberalismo, del control global, de la imposición de las tecnologías como medio de control social y despersonalización. Agamben ha desarrollado ampliamente algunos de estos aspectos. Se trata de un cambio antropológico y social, un ataque a la humanidad. Pensar que solo se trata de un aprovechamiento deriva del hecho de que no se pone en cuestión el engaño en la fuente, quiere decir creer que realmente China pensaba tener un virus letal en casa y que no haya montado un circo, quiere decir creer que la OMS (agencia ONU) es una agencia imparcial e independiente y que sus declaraciones (además siempre confusas y contradictorias) sean fruto de la honestidad: es famosa la frase «China solo podía perdernos, si lo dice China, si la cuarentena la ha aconsejado China, si China denuncia la presencia de un virus quiere decir que es verdad». Si se acepta la narrativa de que existe un virus más o menos asesino, se hace más difícil entender que las consecuencias eran deseadas y previstas. 

Reseña: Iglesia y Masonería. Las dos ciudades

Iglesia y Masonería

Las dos ciudades

Alberto Bárcena

2017

978-8494210792

San Román

320

★★★★☆


Hacía tiempo que queríamos hablar de la masonería, pero al ser un tema tan complejo, con una bibliografía tan amplia, no habíamos encontrado la oportunidad para enfocar el problema de las sociedades secretas, y especialmente aquellas que, por sus objetivos y fines, han llegado a tener una influencia fundamental en la historia de los últimos siglos, una influencia nefasta en todos los casos.

Iglesia y masonería. Las dos ciudades, de Alberto Bárcena, nos ofrece un retrato de la Masonería en el devenir de los últimos siglos, desde la fecha oficial de su fundación, en 1717 en Londres y vinculada a la dinastía de los Hannover, aunque advirtiendo que debemos atender a la propia ruptura interna del Cristianismo con la reforma protestante y sus posteriores derivaciones un par de siglos antes. Y no se trata de las guerras de religiones que se extenderán hasta la Paz de Aquisgrán de 1648, sino de una lucha soterrada, invisible y no oficial que se extiende hasta nuestros días. Y frente a esta Masonería, que irá adquiriendo un poder creciente en la esfera de lo público, pero sin disolver por ello sus ligámenes con lo oculto y secreto, llegando a decidir acciones de gobierno decisivas, derrocamientos de reyes y políticas concretas, especialmente en lo que se refiere a la Iglesia, su gran némesis y adversaria a lo largo de tres siglos, por su parte, no dejará de condenar a la Masonería en sucesivos manifiestos doctrinales desde prácticamente su nacimiento, con Clemente XII y su encíclica In Eminenti (1738) en la que condena explícitamente a la secta y prohíbe a los católicos su militancia en ella bajo pena de excomunión. De esta manera inicia una tradición de anatemas que se mantendrá ininterrumpida hasta 1983, fecha en la que se registra la última condena a la Masonería, concretamente en Quaesitum Est, un documento desarrollado por la Sagrada Congregación para la doctrina de la Fe, en la que que figura como prefecto y principal promotor del texto el entonces cardenal Ratzinger, futuro Benedicto XVI.