Reseña: Nación y soberanía y otros ensayos, de Denis Collin

Nación y soberanía y otros ensayos

Denis Collin

2022

979-8438119715

Letras Inquietas

182

★★★★☆

En esta ocasión vamos a reseñar un libro del filósofo francés Denis Collin, que dadas las connotaciones ideológicas y de formación del propio autor, queda un poco al margen de aquellas corrientes que nosotros, como Hipérbola Janus, hemos trabajado a lo largo de nuestra trayectoria editorial. Por este motivo, es posible que también nos mostremos algo menos receptivos hacia ciertos aspectos colaterales del pensamiento del autor, de formación marxista aunque dentro de una línea más heterodoxa, y nos veamos en la obligación de mostrar nuestros posicionamientos ante ciertas ideas con las que no coincidimos y no estamos de acuerdo. Aquello en lo que es evidente y bastante obvio que estamos de acuerdo es en un rechazo absoluto y radical frente al Globalismo y sus consecuencias, totalmente destructivas y deshumanizadoras, y frente a las cuales no valen medias tintas. 

Una vez dicho esto, y atendiendo a formalidades y la parte técnica de la obra, debemos decir que se trata de una publicación realizada bajo el sello editorial de Letras Inquietas, que acredita una notable trayectoria de publicaciones en su catálogo, de gran interés y que, como en nuestro caso, profundiza en el pensamiento disidente e inconformista con una temática ensayística de actualidad en el ámbito de la política, la historia, la filosofía o la geopolítica. Recomendamos la lectura y adquisición de sus obras.

La obra que nos ocupa es Nación y soberanía y otros ensayos, de Denis Collin, una edición preparada por el profesor y filósofo Carlos X Blanco, en una más de sus excelentes contribuciones al pensamiento disidente. El autor, que como hemos referido con anterioridad, se podría considerar un marxista heterodoxo, ha colaborado con la Nueva Derecha de Alain de Benoist, sumándose a ese elenco de autores como Diego Fusaro o incluso Domenico Losurdo, que ofrecen un discurso crítico hacia el globalismo y las tendencias disolventes anejas a éste, así como hacia la Izquierda globalista que, en nuestra opinión, desde los años de la llamada «revolución contracultural», se ha convertido en la punta de lanza de todas las ingenierías sociales y destrucciones realizadas sobre muchos aspectos sociales, económicos o espirituales de nuestra civilización. 

En el prólogo de la obra, que debemos al politólogo Yesurún Moreno, se nos señalan tres bloques perfectamente diferenciados en los que se divide la obra, con una primera parte en la que destaca la defensa del Estado-nación y la dialéctica entre nación e internacionalismo de acuerdo con la coyuntura heredada de Westfalia en 1648; en una segunda parte acomete el análisis del totalitarismo tomando como hilo conductor la obra de Hannah Arendt y el ejemplo de los totalitarismos históricos del siglo XX para contrastarlo con aquel que se está forjando en el presente y atiende a unas características totalmente nuevas y diferentes a los anteriores; en la última parte del ensayo Collin cuestiona la idea de democracia plena, demostrando los orígenes oligárquicos de la democracia occidental al tiempo que defiende una vuelta al régimen parlamentario y liberal que pueda actuar como núcleo de defensa de los intereses del pueblo trabajador. 

Creemos que las menciones a Karl Marx y el desarrollo de su pensamiento aportan poco o nada a la problemática actual que plantea la amenaza de una dictadura tecnocrática global, y con ello nos referimos a las constantes menciones acerca del «modo de producción capitalista» o a la «lucha de clases» en un contexto que ya no es aquel que vivió el propio Marx en la Europa del siglo XIX ni durante la pasada centuria. En nuestra modesta opinión asistimos a un escenario en el cual el sometimiento de los pueblos a las élites globales no atiende a meras razones económicas o materiales, como a otros elementos de naturaleza más perversa, los que nos remiten a la llamada «IV Revolución Industrial» a través del uso de la tecnología y la ideología transhumanista, revistiendo incluso elementos espirituales y contrainiciáticos que afectan profundamente a la condición humana y su futuro. 

Respecto a la cuestión del Estado-nación, Collin nos advierte que la teórica desaparición progresiva preconizada en las últimas décadas en aras de un gobierno mundial es del todo errónea dadas las actuales coyunturas geopolíticas mundiales, con la emergencia de grandes bloques geopolíticos liderados por China y Rusia, o los enfrentamientos del gigante asiático con Estados Unidos, siendo más acertada la teoría del choque de civilizaciones de Samuel Huntington. Es más, incluso se apunta a una reivindicación étnica y tribal frente a la melting pot global e indiferenciada deseada por las plutocracias mundialistas.